El famoso cantante coreano confiesa que la depresión y el estrés lo llevaron a refugiarse en la bebida.

  •    |
  •  
  •    |
  •  
  •  Edición Impresa
Desde la creación de Youtube en 2005, solo 40 vídeos han alcanzado más de mil millones de visitas. Entre ellos "Love The Way You Lie" de Eminem junto a Rihanna, "Hello" de Adele, "Blank Space" de Taylor Swift y "Bailando" de Enrique Iglesias. Pero este noviembre otra sorpresa se adhirió a la lista: el coreano PSY, con solo tres sencillos internacionales, logró que su (no tan pegadizo) hit "Gentlemen" alcanzara la astronómica cifra. No obstante, el rapero ya había hecho historia cuando, en 2012, el "Gangnam Style" se convirtió en el clip más visto de toda la plataforma (más que los anteriormente mencionados). Un logro que, además de lanzarlo al estrellato, le entregó un récord Guinness y la valoración de revistas especializadas como Rolling Stone. Sin embargo, la fama no fue exactamente lo que PSY esperaba y a los pocos meses desapareció de la luz pública.

En el olvido

Tras el éxito de "Pen-Pineapple-Apple-Pen", del cantante Piko-taro, la nueva canción asiática de moda, los seguidores del k-pop (estilo de música proveniente de Corea del Sur) no pudieron evitar recordar la espontaneidad y movimientos de Park Jae-Sang, más conocido como PSY. Una celebridad a la que la radio parece haber olvidado y ya no genera ni hashtags ni titulares. Y es que el mismo cantante se comenzó a alejar de los focos cuando confesó al mundo que el vodka se había convertido en su mejor amigo. "Si estoy feliz, bebo, si estoy triste, bebo. Si está lloviendo, bebo, si hay sol, bebo. Si hace calor, bebo, si hace frío, bebo", reveló en 2013 al Sunday Times, donde también aseguró que el único momento en la semana en que no se emborrachaba era cuando estaba con resaca.

Presionado

De acuerdo con sus propias palabras, el alcohol se había convertido en un hábito debido a la presión constante a la que estaba sometido. Durante más de un año viajó cada tres días, visitó más de 20 países, colaboró en conciertos de grandes como Madonna e incluso participó en un evento de las Naciones Unidas. Diversas actividades que lo alejaron de su esposa, la concertista en chelo Yoo-Hye-yeon, y sus pequeñas gemelas, lo que terminó por desarrollar sentimientos poco beneficiosos para su trabajo. Por otra parte, también sucumbió ante la presión de que sus progenitores se sintieran, finalmente, orgullosos de su trabajo. De forma dramática, PSY relató al mismo periódico inglés que su padre no se encontraba satisfecho con el camino que su hijo había elegido, que él esperaba que pudiera dedicarse al área académica y que en su infancia lo golpeaba bastante, porque no entendía sus intereses.
Así, en diciembre del 2015 explicó a Entertainment Weekly que el estrés de superarse a sí mismo había sido demasiado para él, pero que, tras un largo proceso, había comprendido que simplemente no era una estrella que pudiera generar cinco éxitos en un año: "No soy Adele". "Después del Gangnam Style yo era feliz. Pero, a veces, no me sentía así porque sabía que esa iba a ser la canción más importante de mi vida y que no volvería a estar en la cima nuevamente. Durante un tiempo sentí un poco de presión. Quería ser yo mismo, no el tipo de Gangnam o lo que fuese, quería enfocarme en encontrarme a mí mismo", comentó. De la misma forma, el productor Yang Hyun-suk reveló a los medios que PSY no lo estaba pasando para nada bien y que necesitaba un poco de paz para recuperarse. "Fueron tiempos difíciles. Le dije que lo dejara todo. Le dije que mejor retomara su vida anterior de punky y escribiera música cuando estuviera cómodo", afirmó. Pese a ello, el artista no logró quedarse quieto y trabajó en otro single con la esperanza de que pudiese triunfar. Pero tampoco lo logró.

Ya no pega

"Daddy" lleva más de un año colgado en Youtube. No obstante, no ha conseguido sobrepasar los 200,000,000 en visitas. A pesar de ello, PSY ha vuelto a sonreír y se muestra feliz en Twitter junto a sus fans y amigos, aunque la frecuencia con la que realiza conciertos es cada vez menor. Por el momento, continuará con la promoción de su séptimo álbum llamado "Chiljip PSY-da", que solo alcanzó el número seis del ránking coreano tras su lanzamiento y que aún no le ha entregado ningún reconocimiento mundial. No al menos como el Gangnam Style ni el nuevo Pen-Pineapple-Apple-Pen.
Con la tecnología de Blogger.