Feliz Navidad

Feliz Navidad

Freddy Beras Goico queda inmortalizado con calle en Nueva York; destacan legado



Imágenes de la emotiva ceremonia en la que se rebautizó la calle 175 y avenida Broadway en el Alto Manhattan.

 
NUEVA YORK. El nombre de Freddy Beras Goico quedó inmortalizado la tarde de este viernes 9 de diciembre, al renombrarse en su honor la esquina de la calle 175 y avenida Broadway, frente al teatro United Palace en el Alto Manhattan, en una emotiva ceremonia en la que hablaron autoridades, líderes políticos, activistas comunitarios y su hijo Freddyn Beras, y que contó con la presencia de su viuda Pilar, además de otros familiares.

La solemne actividad, que se realizó en una gélida temperatura, al aire libre, comenzó con la invocación religiosa del padre Rogelio Cruz, quien resaltó la trayectoria de Beras Goico y pidió a Dios por la unidad de todos los dominicanos, un deseo permanente en vida del humorista y comunicador fallecido.
“Tengo esa bendición y esa carga arriba de llevar el nombre de mi padre”, dijo Freddy, agradeciendo el homenaje y la presencia de los líderes e invitados.
“Creo que todo lo que se pueda decir del artista, el revolucionario, el comediante, del hombre humanitario que ayudaba, se ha dicho con palabras lindísimas”, añadió Fredyn.
“Lo único que me queda decir es que nacer y criarme con él, verlo desde chiquito, trabajar con él toda una vida y compartir a diario con el hombre que hace todos esos trabajos que todo el mundo admira y que es tan grande, pero también era el hombre que me daba cocotazos, pelas, al que le pedía 10 pesos para ir al cine, estas experiencias me hicieron verlo desde otro punto”, dijo.
“Nunca lo veía como lo veía el pueblo, sino como mi papá, hasta el momento, aunque suene raro de llevarlo al cementerio, en una calle tan distante y ver a todo un pueblo llenando las dos aceras hasta allá. Fue en ese momento, sentado en ese carro, fue que me di cuenta de lo grande que fue mi papá. Don Freddy Beras Goico, fue grande”, expresó Fredyn sin contener la emoción y con ojos aguados.
Con la tecnología de Blogger.