Feliz Navidad

Feliz Navidad

Jimaní tiene la oleada de haitianos más grande registrada en la historia de ese municipio, al punto de estar prácticamente invadido, informó ayer su alcalde, Ramón Novas.




“Los haitianos copan nuestras escuelas y las iglesias, son ellos quienes dan servicio de motoconcho, operan el mercado municipal y binacional, tienen la calles repletas de vendedores ambulantes y estacionarios, mientras los niveles de delincuencia se incrementan a medida que su población crece en nuestro municipio”, informó el alcalde.

Novas manifestó que la situación es delicada en este municipio de la provincia Independencia, ya que no existe control en la frontera, porque los guardias que son asignados allí se confabulan con los haitianos luego de una semana de estar en esos puestos.

“Los haitianos entran a Jimaní con el pretexto de que participan en el mercado binacional, pero no vuelven a salir. Están los casos de los estudiantes de nuestras escuelas, los cuales llegan los lunes al municipio y regresan a su país el viernes”, agregó.

Informó que actualmente hay más de cinco mil haitianos conviviendo dentro del municipio, por lo cual las autoridades del hospital municipal tuvieron que limitar los horarios para atenderlos, solo los martes y los viernes.

Dijo que numerosas mujeres de los poblados cercanos utilizan el centro de salud de Jimaní para dar a luz a sus hijos, pero solo algunas regresan a su país.

“Los dominicanos que pueblan a Jimaní están agobiados y desesperados con la presencia de tantos haitianos, porque los han desplazado de toda forma de buscar su sustento diario y no hay seguridad”, expresó Novas.

Informó que los haitianos entran tanto al país por las zonas donde hay puestos de vigilancia, pero el mayor número lo hace cruzando en yola por el lago Azuei y a pie por el río Soleil,  Tierra Nueva, El Limón, Loma del Aguacate, Puerto Escondido, El Cacique, Ángel Felix, La Descubierta y Guayabal, por donde han hecho caminos que están a la vista de todos.


Explicó que una de las cosas que más le preocupa de esa migración son los niveles de inseguridad en la que vive su comunidad, por los atracos y las violaciones a niñas y mujeres.

“El caso más reciente fue que unos hombres haitianos penetraron a una vivienda a robar y luego de tomar todo lo de valor, violaron a las tres mujeres que allí viven. Pero no se trata de un caso aislado, tenemos frecuentes casos de violación que los implica directamente con sus familiares”, informó.

Novas explicó, sin embargo, que la población de haitianos en Jimaní se multiplica los lunes y los jueves con la realización del mercado binacional.

“Creo que el Estado debe enfrentar esa migración, pues hasta que los militares no dejen de coger cositas que ellos les dan, eso no va a parar”, dijo el alcalde.

Denunció que una de las prácticas que permite la entrada masiva de haitianos en la zona, son los atractivos alquileres de casuchas que son construidas en las afueras de la ciudad por los dueños de terreno, como forma de ganar dinero extra.


Precisó que esa situación es frecuente en Los Espartillos, Barrio La Q, Los Robles, entre otros.
Con la tecnología de Blogger.