La vacuna es la única forma de prevenir la difteria

SANTO DOMINGO. La alerta epidemiológica que emitió ayer el Ministerio de Salud Pública
busca fortalecer las medidas de control contra la difteria, enfermedad que afecta al vecino país de Haití y que se sospecha causó la muerte de un niño que vino desde esa nación al país a pasarse la Semana Santa.
Sin embargo, las autoridades aseguran que no hay motivos para asustarse, porque no se trata de un caso original de la República Dominicana, sino importado.
Explican que las alertas epidemiológicas se emiten, para preparar formas de evitar brotes y generar las respuestas para la amenaza.
En ese orden, los viceministros Héctor Quezada, de Salud Colectiva y José Manuel Puello, de Atención a la Persona , así como Zacarías Garib, director del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), exhortan a aprovechar las circunstancias para que los padres revisen los esquemas de vacunación de sus hijos.
Puello dijo que debido a la posible importación de casos desde los países donde hay brote, entre los que se encuentran, además de Haití, Venezuela, Colombia y Brasil, se dispuso reforzar la vigilancia en los puertos y aeropuertos y pasos fronterizos terrestres, así como en empresas públicas y privadas del sector turístico, para evitar que lleguen más casos de esos países afectados, debido a que el país no tiene casos propios de la enfermedad.
Otras medida adoptadas por las autoridades son fortalecer la oferta del servicio de vacunación contra difteria, reforzar la comunicación de riesgo, sobre todo en las zonas más vulnerables.
Garib recordó que la difteria es una enfermedad de la pobreza y que en el país existen suficientes vacunas para inmunizar a todo el que lo necesite.
Opinión del especialista
El infectólogo Clemente Terrero asegura que el virus puede entrar en cualquier momento al país por la cercanía con Haití y los intercambios comerciales entre ambas naciones.
También, se debe tener en cuanta la alta migración de venezolanos, donde también existe un brote que tiene 969 casos acumulados desde el 2016, incluidos 36 de lo que va del 2018, de acuerdo con el reporte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS).
Señala el especialista que la única forma de prevenir la difteria es con la vacunación, de manera particular la de los niños menores de cinco años, que son los más afectados por la enfermedad.
Su gran preocupación es que el virus entre en cualquier momento porque muchos de los haitianos que viven aquí tienen sus familias en Haití y por eso viajan periódicamente.
Expresaron que se le debe exigir a todo su personal una copia de la tarjeta vacunación que demuestre evidencia de la aplicación de la vacuna dT-A, la cual debe mantenerse en el expediente laboral para fines de verificación.
Los Alcarrizos
Residentes en el barrio El Chucho están atemorizados ante la posibilidad de que se desate un brote de difteria, luego de que el pasado domingo muriera un niño de cuatro años probablemente de esa enfermedad. El fallecimiento de Wender Vicente, quien regresó recientemente de Haití, donde residía con su abuela materna, mantiene en alerta a los vecinos del lugar porque junto a él también regresó un hermano de seis años que, aunque no ha presentado ningún síntoma, sospechan podría estar contagiado.
Ante la expectativa que se vive en la humilde barriada, de calles estrechas y difícil acceso y con notoria población de origen haitiano, los lugareños acuden en masa a un centro de vacunación, a dos casas de donde murió Wender. Al centro instalado por el área 8 de Salud y el Servicio Nacional de Salud (SNS) acuden desde niños, hasta ancianos que hacen filas para ser inmunizados.
En tanto que Sheyla Figueroa, madre del infante fallecido, dijo que hasta el momento no le han entregado el cadáver de su hijo, de quien le han dicho debe ser sepultado de inmediato. Afirma que ninguno de sus familiares en Haití, ni los que residen en territorio dominicano han presentado síntomas de difteria, en referencia a los que observó con Wender.
La difteria y sus principales síntomas
La difteria es una enfermedad aguda bacteriana, que se transmite de persona a persona, a través del contacto íntimo con secreciones de las lesiones de la nariz, boca, ojos y la piel de un paciente o portador. El periodo de incubación es de 2 a 5 días, con un rango desde 1 a 10 días y es altamente mortal. Sus síntomas son fiebre, lesiones en las vías respiratorias, dolor de garganta y dificultad para tragar.
Con la tecnología de Blogger.