Llega la Semana Santa

Creas o no en ella, la Semana Santa viene. El Viernes Santo es un día de silencio por la muerte de Cristo y el Domingo Santo es la fiesta de resurrección. Unos guardan silencio y otros ya se han ido a las playas, al extranjero, a casa de unos familiares que viven en otros pueblos, pero creo que aún así, hacen sus oraciones y si quieren van a las iglesias, y otros, ni sí, ni, no. Beben, cantan canciones pocos oíbles y se pasan toda la Semana Santa gozando sin recordar a Cristo. Otros hacen ayunos, penitencias y van a la iglesia día tras día. Bueno, creas o no creas, la Semana Santa viene y comienza el Domingo de Ramos. Y se comienza con procesiones y así va mucha gente. De no ir, dicen algunos, que se va al infierno.

Pero muchas cosas han cambiado porque dicen que los sacerdotes ya no son tan humildes, tan buenos, ni tan religiosos. ¡Oh mi Dios...! Es cierto que las iglesias y sus misas han cambiado. No sé si para mal, o para bien, pero si sé que las palabras de los curas ya no son lo mismo de cuando yo era niña e iba a misa y los sacerdotes en Moca predicaban lo mejor de lo mejor y con su voz sana. ¡Oh mi Dios...!
Yo, aunque no creo mucho, pienso en Dios y le agradezco que nos haya creado. Creo que cada distinta religión cree en él. Así es que, se crea o no se crea, ampáranos Señor Dios y haz que las cosas cambien en este mundo tan sucio.
Con la tecnología de Blogger.