Cuando el hambre y un buffet se encuentran



(Foto: Shutterstock)
Si vas a un evento que sirve la comida en un buffet y piensas que en tu plato debe ir una porción de cada cosa, estás en un error.
Quizás no lo sepas, pero el menú tipo buffet no es solo una mesa rectangular puesta en el centro o el extremo de un salón con varias comidas al azar. No. Es el resultado de una planificación en la que intervienen varios factores, entre ellos la cantidad de invitados, temporada del año y hora del evento.
Y las comidas expuestas en estas mesas tampoco son producto de la casualidad; éstas suelen seguir un orden de sabor, color, temperatura y tamaño, según apunta el texto “Servicios Especiales de Restauración”, para el área de hostelería y turismo, de Sheila Mora Ranea. Todo sigue un hilo conductor.
“El orden de la mesa de un buffet cumple con el objetivo de dar varias opciones de ensaladas, proteínas, carbohidratos, etc., para que el comensal pueda elegir su favorito o lo que pueda o apetece comer”, cuenta la chef Julissa Pieterc, food blogger y food stylist.
Sin embargo, la forma en que el comensal o invitado elige lo que va a comer de él es otro cuento, y un cuento muy distinto cuando, luego de la actividad, al presentarse un problema estomacal o de indigestión, la culpa recae en el cocinero chef y/o la comida. Seamos sinceros: fuimos a la mesa y en un solo plato pusimos una o dos porciones de cada cosa, mezclamos de todo porque el hambre nos venció.
Entonces, para una próxima vez, cuando el almuerzo o cena sea tipo buffet estas son las recomendaciones de la Chef Carolina Arias. Esperamos que te ayuden a “no comer con los ojos”:
1 Observa lo que tiene el servicio y decide lo que te apetece comer.
2 Al momento de elegir, sírvete porciones en medidas del tamaño de la palma de tu mano. Las carnes, guarniciones, vegetales y ensaladas deben ir colocadas en tu plato principal ordenadamente.
3 Toma un plato extra para esa comida que te gustó y que quieres probar, de manera que puedas llevarlo a tu mesa sin tener que alterar o juntarla con el plato que ya tienes servido. Así comerás todo sin dejar desperdicios.
4 El postre y las frutas van en platillos separados.
Y lo que no debes hacer es...
Es muy probable que el pescado a la plancha o al ajo se vea muy bien, pero si te mueres también por comer el cerdo con hongos o el bistec, desiste. Debes elegir entre uno y otro. “No mezcles mariscos con carnes”.
¡Qué rico! Hay pastelón de berenjena, de plátano maduro y lasaña; pero también un caldo, guisos y estofado. Pastelones y guisos no van bien. Estás advertido.
¿Frituras? Éstas por lo regular son acom-pañamientos, según nos dice la chef Arias, y encajan bien con las carnes, pescados y los pastelones.
Con todo esto, ¿te sientes listo para saber cómo comer en un próximo buffet?
Un consejo extra. Procura no llegar hambriento a una actividad, así evitarás elegir la comida por el impulso del hambre y podrás escoger sabiamente lo que podrá saciarte y caerle bien a tu estómago. Y recuerda: también es cuestión de ética y estética.
Con la tecnología de Blogger.