Feliz Navidad

Feliz Navidad

La anécdota del Trío Matamoros y el ciclón San Zenón, 88 años después


1/2

SANTO DOMINGO. El 3 de septiembre de 1930, hace ya 88 años, un fenómeno natural devastó la capital dominicana: el ciclón San Zenón.
Su furia devastadora afincó al entonces recién juramentado presidente de la República, Rafael Leónidas Trujillo Molina, tras unos turbios comicios, en la codiciada silla del escudo dorado del Palacio Nacional.
El Jefe, que para la fecha en el imaginario de los dominicanos no era más que una ficha huraña en las esferas del poder, lo capitalizó, sembrando así en el sentir popular las raíces del inicio de su nefasta Era.
Cuando San Zenón tocó La Hispaniola se creyó que se trataba de un fuerte aguacero, de una vaguada, de una tormenta... Pero aquellos eran los vientos de una catástrofe que acabó con la vida de más de cuatro mil dominicanos, dejando, además, un saldo de 20 mil heridos.

Pero hubo un hecho que trascendió tanto como la tragedia misma. El Trío Matamoros, uno de los más conocidos grupos de intérpretes de boleros y son de Cuba, se encontraba en la ciudad de las casas de madera y de techos de palma y de zinc que padecía –todavía– la migración rural de la década de los 20’s.

El año pasado, el periodista Alfonso Quiñones rescató, en la voz del fenecido Alberto Mugercia, un destacado musicógrafo cubano, lo que a éste último le contó sobre lo sucedido nada más y nada menos que el líder de la agrupación, Miguel Matamoros:
En su artículo “Los huracanes en música, literatura y arte: de Matamoros a García Márquez”, Quiñones escribió lo siguiente:
“Alberto Mugercia, un destacado musicógrafo cubano ya fallecido, contó a quien redacta una tarde de inicios de los años 1990, en el Bar Hurón Azul de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, lo que Miguel Matamoros le había contado a su vez a él: la historia del son El Trío y el Ciclón, que alcanzó gran popularidad en su tiempo”, reza la historia, publicada en este medio el 3 de septiembre del 2017.
Sucede que el trío –plasmó Quiñones– (Ciro, Miguel y Cueto) estaba quedándose en una casa del barrio de San Carlos, cuando comenzaron las ráfagas de viento y la lluvia, y tanto fue el pavor, que los tres se metieron en un fogón de aquellos coloniales, y colocaron un zinc a manera de puerta de adentro hacia afuera. Allí pasaron la noche. A la mañana siguiente sin haber podido pegar un ojo, con las primeras luces del día, salieron del improvisado refugio, viendo que alrededor no había ni casa ni nada, todo había sido arrasado y ellos se habían salvado milagrosamente dentro de aquel fogón.
El relato coincide con lo descrito por Miguel al legendario sociólogo dominicano Dagoberto Tejeda Ortiz en el año 1971, publicado originalmente bajo el título “El Ciclón y los Matamoros” para el periódico Última Hora, el 3 de octubre de 1998, (p. 36.).
“En el año 1930 nosotros fuimos a Santo Domingo por primera vez; sí recuerdo que en esos días tomó posesión de la Presidencia Rafael Leonidas Trujillo. Allí nos cogió eso, y el ciclón San Zenón, dos días antes de la fecha que teníamos señalada para regresar a Cuba. Ese día del ciclón amaneció lloviendo muchísimo y había mucho viento y nadie se atrevía a salir a la calle; nosotros vivíamos en la casa de una amiga llamada Luz Saldaña. Entonces yo le digo a Siro y a Cueto: –Oigan, voy a salir–, y por mucho que traté no pude hacerlo. El ciclón causó más de cuatro mil muertos y veinte mil heridos”, dijo el artista.
“El viento era tan fuerte que se llevaba las tejas del techo de la casa donde estábamos. Yo salí de la sala y me metí en la cocina, me escondí debajo del fogón de mampostería, de esos de tres o cuatro hornillas, llegó el momento en que yo creí que no hacía el cuento. El ciclón hizo mucho daño, y a mí me hizo mucho daño porque vi mucha gente muerta... Después que salimos de Santo Domingo yo compuse ese Son que se llama “El Trío y el Ciclón”, expresó.

Por Diario Libre 
Con la tecnología de Blogger.