Feliz Navidad

Feliz Navidad

La angustia de no saber qué conseguirá para comer cada día

Santo Domingo Cumplió sus 67 años sin poder caminar y atrapada en la pobreza extrema. Cada mañana se despierta con la angustia de no saber qué encontrará para comer.

María Bienvenida Collado está discapacitada desde hace cinco años luego de que un perro la mordió.

Vive con su hija Deyanira, de 36 años, quien después de su segundo parto “ha quedado mal de la mente”, solo le sirve de compañía, para hacer los mandados y algunos de los oficios de la casa.

Sentada en el fondo de un cuarto desordenado y sin ninguna higiene, cuenta que se sostiene de la solidaridad de sus vecinos. Su casita está en un alto de difícil acceso cerca a las aguas contaminadas del río Ozama en Gualey. Su hijo, que vive del motoconcho, es quien le lleva de comer después de las cinco de la tarde y de manera esporádica le deja algo de dinero, que ella economiza al máximo.

“Quince pesos me dejó ayer cuando vino para que me desayune, porque él lo que hace es que concha en un motorcito y de lo que gana debe buscar la comida de su casa”, explica la envejeciente en momentos en que saca cuentas a su hija, luego de enviarla con 20 pesos a comprar huevos y aceite.

“Él me trae comida de tarde, a las cinco o seis de la tarde, o mando donde Tata a las doce a buscar comida, porque no me voy a morir de hambre, yo trabajaba, planchaba, hacia lavaítos, limpiaba casas. Mi hijo viene, de vez en cuando me tapa las goteras para que no me moje”, explica Collado, algo conforme con lo que su hijo le puede dar.

Muestra su cabeza y refiere que un día sus vecinos le descubrieron un “nacío” fruto de la insalubridad en la que vive y su discapacidad. De una forma natural y no como una escena de horror, cuenta que le encontraron gusanos y la llevaron de emergencia en el 911 al hospital Francisco Moscoso Puello, donde la curaron y le indicaron unos medicamentos.

Hacinamiento

Como muchas de las personas que subsisten en condiciones de hacinamiento, la casita en la que vive Bienvenida es un cuartito dividido en dos sin lugar para hacer sus necesidades fisiológicas, fabricado con planchas de zinc.

Dentro se puede observar un colchón sobre el suelo, una camita improvisada en la sala para su hija y una mesa con una estufa que le regaló Tata, una buena mujer que se ha dedicado a ayudar mediante una fundación que creó.

Sus arrugas y la ausencia de casi todos sus dientes reflejan lo duro que le ha resultado vivir en los últimos años y, a pesar de haber trabajado hasta los 50 años cuando se enfermó, no tiene seguro médico, ni la protección del Estado, como correspondería a una persona en su situación, según la Carta Universal de los Derechos Humanos.

Así como Bienva, como cariñosamente le dicen en la comunidad, en el país sobreviven 601,513 personas en la pobreza extrema concentrados mayormente en la región Sur y en las orillas de ríos y cañadas de la zona metropolitana del Gran Santo Domingo, mientras que en pobreza general se encuentran 2.9 millones de dominicanos, según estadísticas del 2016.

Indigentes o pobres

Los economistas expresan que indigencia y pobreza extrema no significan lo mismo, ya que las personas que se califican de indigentes son aquellas que no tienen nada ni posibilidades de conseguirlo. Regularmente se encuentran en las calles sin techo, sin comida y sin garantías básicas de sus derechos. En este grupo se ubican regularmente los enajenados mentales, personas ligadas al consumo de droga, envejecientes sin familia, inmigrantes sin empleo, entre otros.

Para Miguel Ceara Hatton, economista experto en desarrollo humano, la indigencia es la incapacidad de un grupo poblacional para generar u obtener ingresos que le garanticen una alimentación adecuada, sin embargo, en pobreza extrema se ubican las familias cuyo ingreso mensual es de aproximadamente RD$1,600 por persona, y en pobreza general se encuentran los hogares cuya entrada per cápita alcanza los RD$3,500.

Un informe reciente del Comité Técnico Interinstitucional de la Pobreza en base a estadísticas del 2016 (que son las más recientes con que cuenta el país) revela que seis de cada 100 habitantes se encuentran en pobreza extrema.

Los datos presentados en este informe muestran que a pesar del sostenido crecimiento económico del país en los últimos años, los niveles de pobreza extrema apenas se redujeron ligeramente entre 2015 y 2016, y la pobreza general solo descendió dos puntos porcentuales, reduciéndose de 30.8% a 28.9%.

¿A quiénes se consideran pobres en extremo?

Una persona se considera en pobreza extrema cuando sus ingresos oscilan entre uno y dos dólares (RD$49.80 o RD$99.60) o un promedio de RD$1,600 al mes. Un hogar compuesto por cinco personas se considera en extrema pobreza si sus ingresos totales se aproximan a RD$7,500, indica el economista Ceara Hatton.

Se consideran en estado crítico de pobreza a las personas cuyos ingresos diarios no sobrepasan los dos dólares al día, o sea, que sobreviven con menos de cien pesos diarios. La tasa mundial de pobreza extrema, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es de 1.9 dólares (RD$94.62).

En el país, la mayor cantidad de personas en pobreza extrema se ubican en la Región Enriquillo (Barahona, Pedernales, Independencia y Bahoruco) y en la Región del Valle (San Juan de la Maguana y Elías Piña).

¿A quiénes se les considera pobres?

En pobreza general viven todas las personas cuyos ingresos oscilan entre dos y cuatro dólares al día (RD$99.60 a RD$199.20).

Aproximadamente 2,911,570 dominicanos se ubicaron en condiciones de pobreza en el 2016, unos 163,536 menos que en 2015.

Las zonas fronterizas se mantienen con la zona donde se aprecia la mayor tasa de pobreza general, mientras que las regiones Metropolitana, Cibao Norte y Cibao Nordeste se ubicaron como las zonas con los menores niveles de pobreza general.

Economistas señalan que la desigualdad en la distribución de los ingresos que se perciben en el país es la principal causa económica de la pobreza general o extrema. 

UNA VIDA SIN RUMBO

Tenía 18 años cuando quedó sin sus padres junto a 5 hermanos. Desde pequeño mostró problemas de aprendizaje y esto lo ha condenado a ser un número en la cifra de jóvenes que viven en la extrema pobreza y que pasa sus días luchando por encontrar con qué comer.

Narra que se levanta cada mañana y lo primero que hace es ir a la poza (manantial de agua) que está a orillas del Ozama en Gualey para ver si encuentra algún dinero perdido por quienes se bañan en ella. Se pasa el día haciendo mandados y cualquier trabajito que aparezca, pero dice que muchas veces no aparece nada.
Con la tecnología de Blogger.