El extraño caso de un empresario barahonero atracado cuatro veces

"Los atracos y otros delitos son cometidos impunemente a cualquier hora del día en Barahona"

Los casos de atracos en las calles y robos en negocios o residencias ya forman parte de la rutina diaria en la ciudad de Barahona. Aunque los hechos delictivos están causando estragos en diversos sectores de la ciudad, en realidad, no tenemos un promedio exacto de cuantos ciudadanos son víctimas de la delincuencia mensualmente en Barahona debido a que muchos no acuden a la Policía a poner la querella formal por temor a los mismos delincuentes o porque querellarse en la Policía, por lo general, suele ser un calvario, ya los mismos agentes de puesto en los destacamentos se lo ponen difícil, haciéndole perder el tiempo a los querellantes, con extrañas actitudes que dejan entrever que no quieren que el ciudadano ponga la denuncia.

Los atracos y otros delitos son cometidos impunemente a cualquier hora del día en Barahona, por tal motivo, no es difícil encontrar en la ciudad a un ciudadano que no haya sido víctima en más de una ocasión de un atraco. Tal es el caso del microempresario César Limbert Arias Carrasco, dueño de la funeraria Limbert, en esta ciudad.

El empresario denunció recientemente que el miércoles pasado había sido víctima de un cuarto atraco, en esta ocasión por tres sujetos, a menos de 100 metros de su establecimiento, los atracadores lo despojaron de una pistola valorada en 200 mil pesos y una cadena de plata.

Hace seis años a ese empresario funerario lo atracaron cuando estaba sentado en una piedra, frente al local de la funeraria y aunque logró sacar de uno de sus bolsillos una sevillana, con la cual le ocasionó una herida a uno de los atracadores, finalmente lo despojaron en aquella ocasión de una pistola Taurus. En todos esos cuatro atracos de lo que ha sido víctima, el empresario barahonero ha puesto su querella formal ante la Policía.

La realidad es que los delincuentes andan a sus anchas en Barahona, ya sea porque la presencia policial es escasa en las calles o porque algunos delincuentes cuando son apresados, la justicia los libera en algunas horas por ausencia de denuncia o pruebas del delito. Por eso no es raro encontrarlos cometiendo nuevos atracos a los pocos días a la vista de todos y no pasa nada.

Por David Barahonero.
Con la tecnología de Blogger.