Feliz Navidad

Feliz Navidad

OPINION: ¿Se congeló el tiempo? Nombramientos inservibles, las mismas caras y más de lo mismo

Por David Ramírez

Parece que Barahona se ha congelado en el tiempo, nada cambia nada fluye, todo permanece igual. Tenemos el mismo senador, el mismo alcalde y prácticamente los mismos diputados desde hace más de 8 años, así como los mismos funcionarios, que los turnan para desempeñar ciertos y determinados oficios cada equis tiempo, todos “pegao” de la teta del Estado, sin darle el chance a otro que venga detrás. Esto es como un círculo vicioso que se repite y se repite.

Recién me entero del nombramiento en la dirección del Hospital Jaime Sánchez de la doctora Martina Féliz Gómez, la misma que en junio de 2017 la ex ministra de Salud Pública, doctora Altagracia Guzmán Marcelino, la echó bochornosamente del puesto de la dirección del hospital regional Jaime Mota  debido a su pésimo desempeño y por falta de capacidad para resolver los graves problemas de aquel centro médico. Con el nombramiento de esa señora en el Jaime Sánchez estoy casi seguro que este es el único país en el mundo que se premia la ineptitud.

Otra de la recién nombradas es la doctora Amelia Figuereo en la dirección Provincial de Salud, sustituyendo al mismo funcionario que la sustituyó en el cargo anteriormente. ¿Verdad que es un bárbaro círculo vicioso? La doctora Figuereo ocupó ese cargo por mucho tiempo y ahora regresa para hacer más de lo mismo. Es posible que la doctora Figuereo sea una excelente profesional de la medicina, pero en su cargo no demostró capacidad gerencial, por la sencilla razón de que el sector de la salud en Barahona se mantuvo igual o peor.


Es que la dirección provincial de la salud en Barahona no solo es un organismo para la prevención de enfermedades infectocontagiosas, sino que es la rectora de velar y garantizar la calidad de los servicios de salud de los pacientes en la provincia, así como también la de suplir las necesidades y monitorear que esas normas de calidad en la salud se cumplan, ya sea en los hospitales o en otros centros médicos del Estado. Lo que vimos en la gestión de la doctora Figuereo fue más precariedades y empeoramiento del servicio de la salud en la provincia de Barahona.

Es una pena que esto ocurra en una provincia con tanto jóvenes médicos talentosos, sobresalientes en el ejercicio, deseosos de poner en practica ambiciosos planes encaminados a hacer el bien desde un puesto importante en el sector de la salud, planes trascendentales y de progreso para nuestra provincia, pero como no son activistas políticos o compañeritos del partido, nunca son tomados en cuenta y sobre todo, ese cementerio de funcionarios elefantes siempre les cierran el paso.

¡Qué  desperdicio de talento, señores!
Con la tecnología de Blogger.