Locutor “Súper Deivi” lamenta muerte de Yoskar Sarante

Barahona.- El destacado locutor  en esta ciudad, David Santana “Súper David”, lamentó la muerte del popular cantante de bachata Yoskar Sarante, ocurrida la noche del lunes en la ciudad de Florida, en Estados Unidos, fruto de serios quebrantos de salud. 

Santana destacó las condiciones humanas de “El Prabú”, de quien dijo le consiguió varias presentaciones  artísticas en esta zona del país, donde el interprete de “Viví”, realizó varias actuaciones, respaldadas por el público que lo seguía. 

“Súper David” dijo que Yoskar Sarante será recordado por las innumerables canciones de amor y desamor que cantó, las cuales agregó se han quedado en los corazones de sus miles de admiradores en Republica Dominicana y otras partes del mundo. 

Yoskar Sarante, nació en 1970 y dio sus primeros pasos en la música de la mano del merengue y perteneció al Grupo Melao Internacional, para luego dedicarse a la bachata, género que aún representa. 

Sarante es uno de los bachateros más cotizados y exitosos que ha tenido nuestra música de sentimientos. Posee un metal de voz que sólo se compara con El Chaval de la Bachata, Tobby Love y Joel Santos. 

Entre temas populares por nombrar tenemos: “Vas a llorar”, “Llora alma mía”, “Guitarra”, “Guerra de amor”, “Por una mentira”, “No es casualidad”, “Perdido”, “Perdóname”, “No tengo suerte en el amor”, “Por una mentira”, “El amor es libre”, “He tenido que llorar”, “Prohíbeme”, “Guerra de amor”, “Tres veces”, “Con las alas rotas”, bajo el sello de J&N Records. 

Origen del artista 

Se inicia con la orquesta de Tomás Barrera, donde desarrolló sus habilidades como cantante, luego pasó a formar parte de Cheché Abreu, y del gran cantante Aramis Camilo, y de Guancho Viloria, donde logró alcanzar fama al popularizar la “Ametrállalo”. Ya conocido como cantante de merengue decide abordar el género de la bachata. 

La personalidad de Yoskar Sarante es cabal, religioso y tiene mucho a su familia, a la que considera como el eje del equilibrio de la sociedad y honestidad como un don de Dios les reserva a las personas. 


Por Leo Corniel.- 

Con la tecnología de Blogger.