Tras terremoto de hace 9 años, Haití aún se recupera

imagenPUERTO PRINCIPE, Haití.- Hace nueve años un terremoto sacudió Haití. El balance fue estremecedor: 220,000 muertos, un millón de heridos y la mitad de la capital, Puerto Príncipe, completamente destruida.

En aquel entonces, las Naciones Unidas tenían desplegada la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití. Un total de 102 personas de la Organización perecieron, entre ellos la enviada especial, Hédi Annabi, y su segundo, Luiz Carlos da Costa, y 96 cascos azules.
Una de las supervivientes fue Sophie Boutaud de la Combe, ahora jefa de Comunicaciones de la Misión de Apoyo de a la Justicia en Haití, una misión mucho menor que la anterior, que llegó a contar con un componente de casi seis mil personas, de las que cerca de cinco mil eran militares y policías, que tuvieron una importante labor en las tareas de recuperación tras el desastre.
En 2010, Boutaud estaba embarazada de siete meses y se encontraba en la sede la Misión cuando el terremoto sacudió el país. El edificio se derrumbó por completo, pero ella se encontraba en una sala de reuniones a nivel del suelo y logró escapar a través de una pared que se había caído también.
Durante horas ella y otros compañeros buscaron por posibles supervivientes que hubieran quedado atrapados entre los escombros. Dos días más tarde, tuvo que abandonar Haití a su pesar, situación que describe como un “trauma” pues su instinto le llamaba a ayudar a la ONU y la gente de Haití.
Boutaud regresó al país en 2013, contenta de poder representar un papel en la reconstrucción de Haití y honrar con a los compañeros perdidos durante el terremoto.

La situación es diferente ahora

Nueve años después del seísmo, Boutaud asegura que la situación del país es muy diferente y el Gobierno y la gente está mucho más preparada para afrontar un desastre natural similar.
“Hace unos meses hubo un terremoto en el norte del país. El Estado estaba preparado y envió gente para ayudar a los damnificados sin implicación de la ONU. No fue un terremoto muy grande, pero la población sabe ahora como reaccionar. Más importante aún, escuchamos regularmente sobre cuán importante es construir mejor y construir de forma más sólida en caso de un terremoto para no poner en peligro a la gente”, explicó.
Católicos celebran procesión
En tanto, decenas de católicos, especialmente del Grupo de Esperanza de Fátima, celebraron una procesión religiosa el pasado sábado en el área de Carrefour Feuilles, con motivo de la triste conmemoración del paso del devastador terremoto del 2010.
Vestidos de blanco, los fieles también caminaron descalzos por algunas calles de la capital.
Desde la primera avenida Bolosse, a través de la carretera a Dalles, Christophe Avenue, Avenue Magny, Rue Pavé, Grand Rue a Muller Street (Carrefour Feuilles), estos cristianos católicos querían expresar, en La oración y los cantos de alabanza bien elegidos, su reconocimiento al gran Dios que les permitió escapar milagrosamente del cataclismo, explica Rigal François, quien preside este Grupo.
“No podemos permanecer indiferentes ante la fecha que marcó nuestras vidas”, dijo el líder religioso, y agregó que el objetivo también era pedirle al Señor que le “dé” una oportunidad “a este país que está en malas condiciones.
 El ex candidato a diputado para el tercer distrito electoral de Puerto Príncipe, François señaló que es un país donde el símbolo de las instituciones cuya presidencia y Parlamento ya no son valorados .
“Todos se desacreditaron a sí mismos por estar involucrados, de una manera u otra, en algo sospechoso, una pérdida de valor y autoridad”, dice, tras aprovechar la oportunidad para invitar a la Iglesia Católica. para cambiar su opinión acerca de su responsabilidad en la sociedad.
Pidió al presidente Jovenel Moise asumir sus responsabilidades para con la nación que, según él, sufre demasiado en condiciones de vida precarias.
Con la tecnología de Blogger.