OPINIÓN: LAS ACTITUDES ANTE LOS ERRORES SUELEN REVELAR MÁS QUE LOS ERRORES MISMOS

La imagen puede contener: 1 persona
Este lunes 04, la joven periodista Wendy Gil tuvo un lapsus linguae mientras transmitía desde la Funeraria Blandino el inminente inicio de las honras fúnebres del padre del presidente de la República. La periodista dijo: «… aproximadamente en una hora serán expuestos los restos del presidente Danilo Medina y de la diputada Lucía Medina». Ese error es muy comprensible por quienes tienen conocimiento elemental del discurso. Es fácil saber que en la mente de la periodista estaba la oración: «… aproximadamente en una hora serán expuestos los restos del PADRE DEL presidente Danilo Medina y de la diputada Lucía Medina».

Por lo apremiante de la situación, la joven periodista omitió el sintagma PADRE DEL, incluso sin percatarse de ello, porque creyó que había prenunciado la oración tal como la pensó. En apariencia, ese lapsus linguae cambió el contenido de su discurso. Digo en apariencia, porque la pragmática del discurso enseña que los interlocutores cooperan en el intercambio comunicativo de acuerdo al contexto. Por el contexto mnemotécnico o estado cognoscitivo (las informaciones previas sobre el acontecimiento) los que escuchamos el reportaje de la joven periodista comprendimos fuera de toda duda que se refería al fenecido Juan Pablo Medina, padre del presidente de la República, Danilo Medina y de la diputada Lucía Medina.
Creo que mofarse de esta joven periodista por un error que cualquiera puede cometer es cien veces más deplorable y vergonzante que el error mismo. Con un poco de magnanimidad, indulgencia y cooperación comunicativa, este insignificante error pasaría simplemente como una lección aprendida para los jóvenes reporteros, comenzando con la bella Wendy Gil, a quien le veo muchas condiciones para llegar a ser una muy buena reportera.
Bartolo García Molina.
Con la tecnología de Blogger.