Prede Olivero opina en cuanto la situación de Tito J Junior, su madre y hermanos, dice gobierno no ha apoyado la familia.


Por Praede Olivero Féliz

Cuando vi en las redes sociales la juramentación de Tito J. Junior en el Partido Revolucionario Moderno -PRM-, sabiendo que su familia era del PLD, sentí un alivio, una sensación de justicia política, ante los malos tratos recibidos del PLD y su gobierno, tras la muerte de su padre.

Aunque debo decir que los abusos y la desconsideración iniciaron contra el mismo Tito J. Vargas cuando aspiraba a la sindicatura de Barahona y le hicieron peor que a Carlos Garcia, dándole la candidatura a Tavito; Tito me expresó su enorme disgusto, aunque permaneció en su partido.

Tras la muerte de Tito pudimos ver las ausencias de los funcionarios del PLD y del gobierno en el velorio y luego en los rezos, de esos mismos que lo utilizaban en la publicidad y en las bases del partido.

Al pasar el tiempo la situación empeoró, no sólo por la ausencia y el abandono, sino por la lucha que ha pasado esa familia para que le apliquen la ley y les paguen los derechos que les corresponden al ser los sucesores de un funcionario del gobierno, que había fallecido en su ejercicio.

La viuda ha sido abandonada, sus hijos, incluidos menores, han sido abandonados, no obstante las gestiones entre funcionarios locales, iniciando por el Gobernador, ante Francisco Javier, Ministro de Turismo y ante Gonzalo Castillo y otros.

Entendíamos y entendemos que el salario de Tito se le podía pasar a su viuda y a los hijos menores y a los demás se les podía tender la mano, esto ha ocurrido por regla en otros casos.

Por eso digo que entiendo a Tito J. Junior al juramentarse en el PRM, incluso pensé que esta situación explotaría antes, pero al final, llegó y como amigo de la familia y abogado que le ayudó, se que tiene mucho que ver esa actitud de mal agradecidos del PLD y su gobierno.
Con la tecnología de Blogger.