Primeras impresiones sobre la obra "El ojo del hechizo y otros relatos mágicos religiosos" de Luesmil Castor.








Por Ike Méndez 

Atreverse a contar narraciones sobre temas relacionadas al  pensamiento mágico-animista, consustanciales a seres humanos marginados, sería al decir de Italo Calvino, atreverse a partir de
 “La palabra unir  la huella visible con la cosa invisible, con la cosa ausente, con la cosa deseada o temida.”

Así ocurre en la obra literaria El ojo del hechizo y otros relatos mágicos religiosos del escritor Luesmil Castor. 
Castor conoce sobre las creencias mágico-religiosas dominantes acerca de los espíritus ancestrales, sobre mitos y creencias populares 
entre las capas campesinas y la del vudú dominicano que en definitiva es en parte de lo relacionado  directamente con la actividad mágica.

Y es así como descubrimos en la lectura de su nueva obra al narrador convertido en especialista en el manejo de creencias, datos y escenas lejanas y de la magia del lenguaje con qué debe cruzar  el frágil puente tendido sobre lo irracio¬nal para darle forma a su creación.
  
Descubrimos a Luesmil narrando sobre un personaje que “lo vendieron”, que aparentemente ha perdido todos los signos vitales, y es diagnosticado como muerto en el Centro Médico, resultando ser que fue fruto de una pócima que le suministraron quizás con la finalidad de producir en él un estado de catalepsia 
como ocurre en Haití para luego proceder a desenterrarlo como zombi y obligarle a trabajar en plantaciones agrícolas en el Alcaje.
 De episodios similares está construido el nuevo texto de Luesmil Castor 
El ojo del hechizo y otros relatos mágicos religiosos.

Por Ike Méndez 

.
Con la tecnología de Blogger.