El amor de una hija.


Esta pintura de una joven que amamanta a un anciano en una celda de prisión fue vendida por 30 millones de euros. 

La pintura puede parecer perversa, pero la historia detrás es de registros históricos.


El pobre hombre fue condenado a ′′ muerte por hambre ′′ por robar un pan durante el reinado de Luis XIV en Francia. La mujer era su única hija y la única visitante a su celda. 

Se le permitió visitarlo todos los días, pero era registrada completamente de tal manera que no podía ingresar comida.


Cuando se dieron cuenta que después de 4 meses el hombre aún sobrevivió sin pérdida de peso, las autoridades estaban perplejas y comenzaron a espiarla en la celda y para su total asombro la encontraron amamantando a su padre, compartiendo la leche de su bebé. Los jueces luego de darse cuenta de la compasión y el amor de la mujer por su padre, lo perdonaron y lo liberaron.


Esta pieza de historia pone en foco lo profunda que es la compasión de una mujer en nuestra vida diaria, y que muchas veces los hombres suelen pasar por alto.
Con la tecnología de Blogger.