Polvo del Sahara: ¿qué trae y cómo afecta la salud?



Especialista en neumología llama a prestar atención a las partículas, principalmente las personas con enfermedades respiratorias graves, como bronquitis crónica y asma.
La nube del Sahara tiene sílice, un compuesto químico que resulta tóxico para los pulmones

Una nube de polvo puede ser complicada para las personas que sufren enfermedades respiratorias graves, como el enfisema, la bronquitis crónica y el asma, padecimientos principales de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica denominada (EPOC).

Por ello, y en aras de disipar las distintas dudas que se les presenta a los ciudadanos de República Dominicana, el equipo de elCaribe se trasladó a las instalaciones del centro médico Cedimat, para realizar una entrevista a la especialista en neumología y médico internista, Pura Modesto.

“El problema con las partículas de polvo del Sahara, es que son partículas que a medida que van avanzando y acercando a nuestra ubicación geográfica, va disminuyendo su tamaño alcanzando tamaños que van de los 2 a 10 micras. Toda partícula que sea menor a 5 micras puede ser respirables”, comentó la doctora Modesto.

Asimismo, agregó que “toda persona susceptible o no, donde cae la población general, se puede ver afectada desde el punto de vista respiratorio por ellas, entonces puede desarrollar: cuadros gripales, proceso virales y detonar diferentes cuadros respiratorios”.

Partículas que conforman el polvo del Sahara

Sobre las partículas que conforman la masa de aire, la doctora Modesto dijo: “El polvo del Sahara tiene partículas de arena, de pequeños tamaños de micrómetro; tiene partículas de esporas, de hongos, de virus, pesticidas de hierro y de sílice. Hay que recordar que el sílice, compuesto químico, es tóxico para el pulmón”.

Personas en riesgo

Las personas que están en riesgo al contacto con ese fenómeno son los pacientes con una afección respiratoria crónica, dígase los pacientes asmáticos; también los pacientes de cuadro alérgico o no alérgico y los pacientes con EPOC, pero sobre todo, los pacientes con fibrosis pulmonar, manifiestó la galena.

Enfermedades a desarrollar

“Por ejemplo, en una persona asmática se manifiesta una crisis de bronco-espasmo, mientras que en los pacientes con EPOC o enfisema (afección pulmonar) se manifiestan exacerbaciones en su cuadro. En el caso de pacientes genéticos, se puede presentar un cuadro respiratorio un poquito más difícil de controlar y, en su defecto, el desarrollo de cuadros infecciosos, lo que pasaría a ser consecuencia de las partículas de virus y, principalmente, bacterias que vienen arrastradas por la nube”, añadió.

La neumóloga Pura Modesto.

Prevención como punto de partida

El prevenir que la nube del Sahara irrumpa en la salud de las personas con patologías asmáticas es labor de cada ciudadano, por ello, la doctora Modesto nos habló de algunos consejos que se deben tomar en cuenta diariamente.

“Lo primero que se recomienda, sean personas susceptibles o no, es tratar de mantenerse en casa el mayor tiempo que se pueda; también el uso indispensable de la mascarilla. Otra cosa muy importante es que cuando vayan a barrer o limpiar la superficie de su casa, la humedezcan primero para cuando pasen el paño no levanten partículas de polvo”, comentó.

“Ante complicaciones por el polvo del Sahara, las personas deben enfocarse en respirar profundo y no agitarse si en algún momento presentan dificultad respiratoria. De igual forma, es importante lavarse la cara y las manos con agua limpia todos los días”, finalizó la doctora.

Con la tecnología de Blogger.