ÚLTIMAS NOTICIAS

Mi solidaridad con la apreciada colega periodista y educadora Cristal Acevedo, de cara a lo expuesto en su escrito con mucha honestidad y responsabilidad.




Citamos:

- Los últimos 7 años de mi vida he sido docente de la Universidad Católica Santo Domingo, gracias al apoyo y confianza del profesor Rafael Paradell. Pero hoy he puesto mi cargo a disposición de la nueva decana, por algo simple: jamás traicionaré mis principios profesionales.


Obligar a un estudiante a asistir a una actividad fuera de su hora de clase, asustándolo con que vale puntos es un acto tan deshonesto como quien se roba el dinero público, pues en mi casa me enseñaron que lo mal hecho está mal en toda circunstancia. 


Cuando un estudiante inscribe una materia, en una hora y día específico, su rendimiento está sujeto a ese acuerdo y obligarlo a hacer actividades extra, atentando contra su derecho a ser evaluado correctamente, es un acto tan arbitrario y deshonesto como cualquier otro.


Me duele dejar mi clase, porque aunque no me genera dinero, es el gran motor que me mueve, pues siento reiteraré que la educación es el único instrumento capaz de lograr grandes cambios en la República Dominicana.

No hay comentarios