ÚLTIMAS NOTICIAS

Caso Duncan- Albuquerque; la prensa y políticos deberían ser más cuidadosos




Por Miguel Ángel Gutierrez 

El 19 de agosto del año 2022 pasará a la historia por varias razones, quizás la más trascendental será la muerte del reconocido comunicador y actor Manuel Duncan, a manos de un reconocido oficial de la Armada Dominicana, que además fue podríamos decir que recientemente, nada más y nada menos que el presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas, Félix Alburquerque Comprés, y por la excelente lección que éste lamentable suceso le deja a mucha gente ligada al quehacer político, y a algunos políticos, que inmediatamente acudieron al tema de la delincuencia común, con el objetivo expreso de causar daños a la gestión del actual presidente de la República, Luis Rodolfo Abinader y Corona; sobre todo, a la prensa nacional, con honrosas excepciones, que se aventuró a darle al hecho la calificación juridica de "asesinato".

Se está haciendo muy evidente que sectores de la prensa nacional están queriendo dar una percepción mucho mayor de ambiente delictivo en el país; flagelo que sin lugar a dudas existe, pero que pareciese que algunos medios con sus titulares a medias quieren dar la sensación de que la delincuencia realmente se ha ido de las manos de las autoridades, y posiblemente con esto están de manera implícita y quizás hasta explícita queriendo dañar la imagen de un gobierno que viene a ser el primero que con medidas efectivas está llevando a cabo una verdadera intención de enfrentar la inequidad y la iniquidad; la inequidad que viene desde las altas esferas de poder y que daña a los de abajo, y la iniquidad de cuello blanco, y la barrial, fomentada muchas veces por presidentes y gobiernos corruptos.

El día del hecho, viernes 19, la oposición política no desperdició oportunidad en las redes sociales y demás plataformas de interacción, para acabar con las políticas del presidente en contra de la delincuencia, muchos decían que la muerte de Duncan se debió a un asalto más o al sicariato. Esos que todo lo ven desde el punto de vista político, jamás se imaginaron que el matador era un alto oficial de suma confianza de los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, además de estar involucrado en el caso Coral; sobre todo, de la absoluta confianza de Danilo Medina. 

Otra cosa que hay que reconocer, aunque esta no es la Policía Nacional a la que el presidente Abinader aspira, que el caso se manejó relativamente bien, porque en otros gobiernos hubieran protegido la identidad real del matador, y esa policía corrupta hubiera recurrido a la vieja práctica de echarle la culpa a un delincuente común y matarlo en uno de sus supuestos intercambios de disparos, acción que una gran parte del pueblo dominicano hubiera aplaudido, mientras el autor del hecho dormía plácidamente confiado en las estructuras de poder y la ignorancia de muchos que son peores que las focas.

Debo decir que mi comentario o análisis lo hago con el objetivo de crear conciencia de que de todo no se debe querer sacar provecho político.

No hay comentarios